Receta: Salmón con salsa de soja y miel.

¡Hola!

Me encanta el pescado y uno de mis favoritos es el salmón, que además de estar delicioso cocinado, crudo, marinado, ahumado y en todas las versiones que os podáis imaginar, es muy nutritivo y viene cargado de grasas beneficiosas para el organismo.

Hoy queremos compartir con vosotros una receta con este delicioso pescado: Salmón con salsa de soja y miel acompañado de arroz.

Para hacerlo necesitaréis por persona:

  • Un poco menos de media cebolla o cebolleta. (Normalmente lo hago con cebolleta, pero hoy he utilizado cebolla morada).
  • Un filete de salmón.
  • Dos cucharadas de salsa de soja sin gluten.
  • Una cucharadita de miel.
  • Un chorro de limón.
  • Copos de alga nori.
  • Semillas de sésamo.
  • Arroz (Nosotros utilizamos el arroz para sushi. Podéis encontrarlo en supermercados asiáticos. En Mercadona también tienen este tipo de arroz. En cualquier caso, podéis utilizar el que más os guste.)

Para empezar, ponemos a hervir el arroz. Con una tacita pequeña o un puñado por persona será suficiente. Nosotros hacemos primero el arroz y más tarde lo demás, ya que en la arrocera se mantiene caliente mientras preparamos los demás ingredientes con tranquilidad.

IMG_20170321_225426.jpg

Se corta la cebolla en trocitos. Retiramos la piel del salmón y lo cortamos en cubos que se puedan comer de un bocado. Se prepara la salsa mezclando la salsa de soja, la miel, el limón y el sésamo y removiendo bien.

IMG_20170321_232212.jpg

IMG_20170321_233603.jpg

Se pone la cebolla a la sartén a fuego lento hasta que se empiece a poner transparente y blanda. Entonces, echamos los cubitos de salmón. A mí me gusta el salmón muy poco hecho por dentro, así que lo hago simplemente hasta que esté cocinado por la parte de fuera.

IMG_20170321_233200.jpg

Cuando la cebolla esté cocinada y el salmón esté hecho al punto que nos guste, echamos la salsa y lo dejamos un par de minutos. Luego ponemos el arroz en un bol y por encima el salmón y la cebolla con la salsa. Por último, añadimos unos copitos de alga nori por encima.

IMG_20170321_234121_1.jpg

¡Y ya está! Esperamos que os guste esta receta, que es una de las formas de las que más me gusta comer el salmón.

¡Hasta la próxima!

Sándwich de desayuno inglés.

¡Hola!

Sabemos que esta entrada está un poco espaciada de la anterior, pero estos días han estado muuuy cargados de trabajo y miles de obligaciones que nos han impedido escribir antes. ¡Perdonad! Os prometemos que volveremos a escribir muy prontito de nuevo después de la entrada de hoy.

Antes que nada, muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios y likes en nuestra anterior entrada. Vemos que os ha gustado mucho la receta de los dorayakis y publicaremos más recetas de ahora en adelante. Además, no olvidéis de que este mes también participaremos en Juego de Blogueros y que el último día de este mes tendréis una nueva receta con un nuevo ingrediente principal en común con todos nuestros compañeros. ¡No os lo perdáis!

Y sin más rollos: Hoy nuestra entrada va de este milagro de la naturaleza a la par que guarrada increíble pero deliciosa: el sándwich de desayuno inglés. He de confesar que no somos mucho de desayunar. El café bebido y poco más es lo que nos entra a primera hora de la mañana, pero, personalmente, si me plantan delante un desayuno inglés soy incapaz de resistirme. La idea de este sándwich surgió de un momento cualquiera en el que, mirando en la nevera, me di cuenta de que tenía todos los ingredientes para hacer uno de estos desayunos. Y como nos encantan los sándwiches, se me ocurrió la idea de meter todo esto entre dos panes y crear un super monumento al desayuno.

En fin.

Los ingredientes que hemos utilizado para esto son:

  • Pan de molde sin gluten. Yo he utilizado el blanco de Schär.
  • Mantequilla.
  • Una salchicha tipo Nuremberg. Son pequeñitas y blancas. Estas las he comprado en Lidl.
  • Un par de rodajas de tomate raf.
  • Un huevo.
  • Queso rallado.
  • Bacon. El que más me gusta es este de la marca Campofrío porque las lonchas son muy finitas y queda super crujiente.
  • Sal y pimienta.
  • Mayonesa.

IMG_20170306_224115.jpg

La elaboración es muy simple. Para empezar, se unta un lado de las tapas del sándwich con mantequilla y se hacen a la sartén hasta que queden doraditas.

Luego, se corta la salchicha por la mitad a lo largo y se hace a la sartén. También las dos rodajas de tomate vuelta y vuelta (cuidado, que se quema fácil).

Se fríe el bacon (sin aceite) hasta que esté muy crujiente y doradito.

Se bate el huevo con un poco de sal y una pizca de pimienta y se echa bastante queso rallado. Luego se hace un revuelto en la sartén dejando el huevo cuajado y el queso fundido al gusto.

Se pone empezando desde abajo en este orden: bacon, tomate, huevo revuelto, salchicha y la mayonesa.

IMG_20170306_230148.jpg

cof

¡Y ya está! Con una cosa tan simple se prepara un desayuno, merienda o lo que se nos antoje super rico y tremendamente energético a la par que calórico (¡Ojo!). ¡Esperamos que os guste!

¡Hasta la próxima!

Juego de blogueros 2.0: Dorayakis de fresa y chocolate blanco.

 ¡Buenos días!

Hoy nos despertamos con una receta que hemos preparado para nuestra primera entrada del Juego de Blogueros de este mes de febrero en el que el ingrediente principal era la fresa. La fresa es una fruta que nos encanta, sin embargo, no preparamos mucho dulce en casa, así que esto ha sido como una buena excusa para preparar algo dulce que enseñaros aquí. Este es el primer mes que participamos en este juego y os invitamos a que os paséis por los blogs de nuestros compañeros que os dejamos al final para que veáis las pedazo de recetas que preparan estos artistas.

Nosotros este mes hemos preparado uno de nuestros dulces favoritos: Un dorayaki. Muchos lo conoceréis por ser el dulce favorito de Doraemon y, al contrario de lo que se piensa, normalmente no está relleno de chocolate, sino de una pasta de judía roja dulce deliciosa llamada anko. Nosotros lo hemos querido hacer de matcha y relleno con una pasta de fresa y chocolate blanco y ¡nos ha encantado! Rico, bonito, y por supuesto y como siempre, sin gluten.

giphy1

Ahí van los ingredientes para dos dorayakis:

  • 100 gramos de harina de arroz glutinoso.
  • Una cucharadita de levadura en polvo.
  • Un huevo.
  • Una cucharadita de miel.
  • Una cucharadita de azúcar moreno.
  • 100 ml de leche.
  • Un chorrito de aceite.
  • Una cucharadita de matcha.
  • 5 ó 6 fresas.
  • Tres onzas de chocolate blanco.

Preparamos la pasta de fresas:

IMG_20170227_150833.jpg

Echamos en un cazo las fresas troceadas con un chorrillo de agua (muy poquito) y lo ponemos a fuego medio. Cuando esté hirviendo, machacamos las fresas bien con un tenedor (la idea es que queden algunos trocitos, por eso no lo batimos) y bajamos el fuego. Dejamos hasta que se reduzca el agua e incorporamos el chocolate blanco. Removemos para que se derrita y se mezcle bien y lo dejamos hasta que quede lo más denso posible. Si sois más de dulce, podéis ir probando y añadir un poco más de chocolate o de azúcar según vuestro gusto, ya que el matcha que vamos a echar a la masa posteriormente es un té un poco amargo. Después lo sacamos del fuego, lo echamos en un bol y lo ponemos a enfriar en la nevera mientras preparamos la masa de los dorayakis.

IMG_20170227_154655.jpg

IMG_20170227_155617.jpg

Hacemos los dorayakis:

Mezclamos en un bol el huevo con la miel y el azúcar. Batimos hasta que sea homogéneo. Añadimos la leche y volvemos a mezclar.

Incorporamos la harina, la levadura, el chorrito muy pequeñito de aceite y la cucharadita de matcha y mezclamos todo de nuevo hasta que quede homogéneo.

IMG_20170227_142246.jpg

IMG_20170227_142901.jpg

Con un cazo de servir sopa, se coge masa (nosotros hemos hecho un cazo = una tortita aprox.) y se echa en la sartén antiadherente sin poner aceite. Nosotros hemos utilizado una minisartén del tamaño exacto del dorayaki para este paso, pero podéis hacer esto en una sartén grande antiadherente o en una plancha. Si lo hacéis en una de estas dos últimas cuidad bien de que la forma os quede redondita. Sobretodo es muy importante que no se peguen. El fuego lo ponemos medio-bajo.

Esperamos hasta que la parte de arriba del dorayaki tenga burbujitas y esté empezando a hacerse, es decir, que no esté ya muy líquido por arriba. Entonces, le damos la vuelta con cuidado. Debe quedar de color marron tostado. Dejamos hacerse por el otro lado también durante un par de minutos y sacamos.

IMG_20170227_144237.jpg

Para cada dorayaki, debemos hacer dos de estas tortitas.

Cuando estén las tortitas hechas, sacamos la pasta de fresa de la nevera. Entonces, echamos un poco de pasta en el centro de una de las tortitas sin extenderlo y ponemos otra de las tortitas a modo de tapa. Presionamos ligeramente para que se pegue lo máximo posible con cuidado de que no se salga la pasta.

IMG_20170227_160915.jpg

IMG_20170227_161005.jpg

¡Y ya está! Como veis, no tiene ninguna complicación y la combinación del matcha con la fresa y el chocolate queda genial.

IMG_20170227_161609.jpg

¡Esperamos que os haya gustado! No olvidéis hacer una visitilla a los demás participantes del juego para ver lo que han preparado.

¡Hasta la próxima!

San Valentín: Díselo con minipizzas. <3

¡Hola a todos!

Antes de conocernos, nosotros nunca hemos sido muy de celebrar San Valentín, sin embargo, San Valentín del año 2015 fue la segunda vez que nos vimos y pasamos una noche super bonita juntos. Así que nos gusta celebrarlo porque nos recuerda a ese día tan bonito y porque siempre está bien tener una excusa para hacer algo especial.

Este año, como en principio Samu iba a trabajar y no hemos podido pillar mesa en el sitio donde queríamos cenar, lo hemos pasado en casa y lo celebraremos en dicho sitio mañana (con reseña en el blog incluída, por supuesto). Así que, hoy hemos hecho para comer unas minipizzas de quesos y realmente no pensábamos que fueran a quedar TAN ricas.

En dos años que llevo diagnosticada de celiaquía, nunca me había parado a hacer masa de pizza. Samu, en cambio, es super experto en masas, y me enseñó a hacerla. (Momento “Ghost” pasado por harina).

giphy

Hemos hecho mucha cantidad de masa y nos ha sobrado bastante, porque al final hemos hecho sólo ocho pizzas. Así que tened en cuenta que con las cantidades que ponemos aquí, podréis hacer unas 20 minipizzas de una vez o guardando masa para otro día. Lo que sobra, se puede hacer una bola y guardar en la nevera envuelto en film transparente bien apretada y aguanta en la nevera tres o cuatro días. Cuando se quiera volver a usar, hay que dejarla unos 10-15 min fuera de la nevera y volver a amasar un rato.

Sin más rollos, para hacer estas minipizzas hemos utilizado:

  • 300 gr de Mix Pan de Schär.
  • 15 g de levadura fresca.
  • Una pizca de sal.
  • Vaso y medio de agua templada.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Tomate frito.
  • Tomate natural.
  • Tomates cherry.
  • Pesto.
  • Orégano.
  • Pimienta negra.
  • Nueces.
  • Quesos:
    • Gorgonzola dulce.
    • Mozzarella fresca.
    • Rulo de cabra.
    • Gres d’Alsace con trufa.

Echar la harina en un recipiente grande junto con la levadura fresca muy desmenuzada y la sal (nosotros hemos utilizado un wok porque no teníamos un recipiente taaan grande, sorry, no nos juzguéis :D), se mezcla bien. Se incorpora la cucharada de aceite y después el agua poco a poco mientras se va mezclando todo hasta que queda una masa suficientemente consistente para trabajarla con las manos y pasar a amasarla.

Una vez que se puede coger con las manos sin que se desmonte, se saca del recipiente, se pone en una superficie enharinada y se va amasando. Si mientras amasamos, vemos que la masa queda muy seca o se desmenuza, se mojan los dedos en un poco de agua y se unta en la masa para no pasarse de agua y que no quede muy blanda.

Sabemos que la masa está lista cuando la superficie está lisa y es fácil hacer una bola. Una vez lista, se vuelve a colocar en el recipiente y se cubre con un trapo y se deja reposar en un sitio cálido durante mínimo 15 minutos para que la bola crezca. Cuanto más tiempo se deje crecer, más miga tendrá la pizza.

Después, sobre papel de horno, se coloca un trozo de la masa según el número de pizzas que queramos hacer. Nosotros para hacer ocho, hemos cogido un trozo del tamaño de una naranja aproximadamente. Con el rodillo, se estira la masa hasta dejarla tan fina como se quiera. Con una taza grande o un molde del tamaño que queramos, hacemos círculos en la masa y separamos el sobrante para sacar las minipizzas. Después, se mete al horno con el papel de horno durante unos 7 minutos a 280 grados.

Después de ese tiempo, las sacamos, les echamos tomate frito y ponemos encima los ingredientes. Nosotros las hemos hecho de cebolla caramelizada con rulo de cabra con pimienta negra y orégano, gorgonzola dulce con nueces machacadas, mozarella fresca con tomates cherry y pesto y gres d’Alsace trufado con una rodaja de tomate natural debajo. Hay que tener cuidado de no cortar el cubito de queso demasiado grande para que no caiga por los lados y se resbalen los ingredientes.

IMG_20170214_174907.jpg

Una vez montadas, las volvemos a meter en el horno lo justo para que se fundan los quesos ligeramente.

¡Y ya están! Una idea super rica parar sorprender a cualquier quesero.

IMG_20170214_180115.jpg

Tenemos que decir que la que más nos ha gustado es la de gres d’Alsace. Podéis encontrar este queso en el Club del Gourmet del Corte Inglés.

IMG_20170214_174324.jpg

Esperamos que os haya gustado nuestra entrada de hoy y que paséis un genial San Valentín.

¡Hasta la próxima!

Hoy comemos con palillos: ¡Hacemos KATSUDON!

¡¡¡Hola!!!

Nos encanta la comida japonesa y hoy hemos hecho uno de los platos japoneses más deliciosos y que hacía tiempo que me apetecía muchísimo: Katsudon. Consiste en un bol de arroz con una chuleta de cerdo empanada acompañada de salsa, huevo y cebolla. Para Samu hemos utilizado un escalope vegetal no apto, pero si sois vegetarianos podéis utilizar tofu, un filete de soja seca rehidratado o el sustituto que más os guste.

cof

Esta receta es muy fácil, así que, si os gusta la cocina japonesa, animaos a probarla. Allá vamos:

Ingredientes:

  • Una chuleta de cerdo.
  • Media cebolleta.
  • Dos huevos.
  • Harina sin gluten para rebozar.
  • Pan rallado sin gluten.
  • Cucharada y media de agua.
  • Cucharada y media de salsa de soja.
  • Cucharada y media de mirin.
  • Cucharada y media de azúcar.
  • Polvo de alga nori.
  • Una cucharadita de caldo dashi.
  • Arroz.
  • Un poquito de perejil.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite para freir.

En primer lugar, ponemos el arroz a cocer. Nosotros utilizamos arroz japonés, pero podéis utilizar el que más os guste. Un puñado por persona es suficiente.

cof

Preparamos la chuleta: se quita el hueso si tiene. Yo utilizo una no muy gorda y le quito las partes excesivamente grasas, pero eso va en función a vuestro gusto. Se realizan pequeños cortecitos en los bordes y entre las partes grasas y la carne por los dos lados para que no se curve al freírla. Después, se le dan unos golpes para aplanarla y se salpimenta por los dos lados.

Se pasa la chuleta por harina (nosotros hemos utilizado la mezcla de Schär), después por huevo y por último por el pan rallado. El que más me gusta para esto es el de Crumbs, porque queda súper crujiente.

Se fríe la chuleta en abundante aceite a fuego medio hasta que esté dorada por ambos lados. Se saca del fuego y se pone sobre un plato con un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Después se corta en tiras.

cof

Ahora, preparamos en una sartén la mezcla para la salsa: Cucharada y media de mirin, azúcar, salsa de soja, agua y un poco de caldo dashi. El caldo dashi lo venden en polvo, pero se puede hacer muy fácilmente en casa hirviendo alga kombu y katsuobushi (copos de bonito seco) y luego colándolo. Ya sabéis que hacerlo en casa es la mejor forma de asegurarse que es apto. Si sois vegetarianos, podéis saltaros este ingrediente. Cuando esta salsa esté caliente, echamos la cebolla y tapamos la sartén. Dejamos durante unos 2 ó 3 minutos a fuego bajo.

IMG_20170207_161003.jpg

Cuando la cebolla esté blanda, echamos la chuleta con cuidado de que no pierda su forma y a continuación echamos otro huevo batido distribuyéndolo bien por encima de la chuleta. Se deja durante unos segundos o hasta que el huevo esté cuajado a vuestro gusto. En mi caso, dejo el huevo medio cuajado porque me gusta el sabor del huevo más crudo.

IMG_20170207_161525.jpg

Se pone el arroz en un bol y a continuación se cubre con la chuleta y su salsa con cuidado de que no se deshaga la forma. Una vez en el plato, lo podemos condimentar con alga nori en polvo por encima o un poco de perejil.

IMG_20170207_190234_936[1].jpg

¡Y ya está! Como véis, esta receta es muy sencilla y además llena mucho y está increíble.Seguro que no os arrepentís de probarla.

Los ingredientes asiáticos para esta receta los hemos comprado en la tienda Ecoasia, de la cual os dejamos más abajo la dirección, horario y teléfono. En esta tienda, aparte de ingredientes asiáticos, podéis encontrar multitud de comida sin gluten, además de tener un personal encantador. Os recomendamos que la visitéis si sois de Madrid.

Esperamos que os guste y si la hacéis, nos encantará ver vuestras fotos de katsudon vía instagram o twitter. (@aglutina2)

¡Hasta la próxima y muchas gracias por leernos!

ECOASIA MARKET.

Dirección: Calle de Juan Bravo, 71, 28006 Madrid

Teléfono: 911 27 88 08

Horario:

martes 11:00–23:00
miércoles 11:00–23:00
jueves 11:00–23:00
viernes 11:00–23:00
sábado 11:00–23:00
domingo 11:00–23:00
lunes 11:00–23:00

(Horario, dirección y teléfono sacado de Google Search).

Top 10: Nuestras 10 tostadas favoritas.

¡¡¡Hola a todos!!!

Si algo entra bien al cuerpo a todas horas es una buena tostada. Para desayunar, a media mañana, en esas horas muertas que se extienden desde la comida hasta la cena y que muchas veces nos llevan quince mil veces de viaje a la nevera… una tostada siempre cae bien. Por eso, hoy queremos compartir con vosotros una recopilación de nuestras diez ideas favoritas, super sencillas y ricas para poner sobre una tostada, que en este caso hemos hecho con el nuevo pan Beiker de Mercadona.

Cuando hemos ido a comprar los ingredientes, hemos visto esta novedad e inmediatamente hemos pensado en el glorioso Cereali de Schär, que es nuestro pan sin gluten favorito. Mismo aspecto, mismo envase y… ¡mismo pan! ¡Porque efectivamente este pan es de Schär! Los panes de Schär y, por consecuencia, este de Beiker, son de lo más sano que podemos encontrar en el mercado en la sección de panes sin gluten, con escasos añadidos químicos y, para nuestro gusto, el más rico y el que más se asemeja al pan de molde de toda la vida con el que te puedes hacer hasta un sandwich en frío. A mí personalmente me gusta incluso más de lo que me gustaba el pan de molde de trigo, ya que de este me como hasta los bordes.

img_6164

Habiendo echado mano de lo mejorcito en pan y lo mejorcito en ingredientes, ahí vamos con nuestra selección:

Con carne y pescado.

Como os expliqué en la primera entrada, tuve que hacer grandes cambios en mi dieta al ser diagnosticada de esta enfermedad para poder estar bien definitivamente. Cuando los médicos diagnosticaron mi enfermedad celíaca, llevaba siendo vegetariana estricta durante año y medio. Después de este diagnóstico,  tras retirar gran parte de mis comidas cotidianas, continué siguiendo esta dieta durante otro año con muchas dificultades y, al tener importantes desarreglos alimentarios, empecé a ser ovolactovegetariana. Al no resolverse el problema, decidí seguir las indicaciones de mi médico y volví a comer de todo, a pesar de que era algo que no quería hacer. Sin embargo, esto acabó con el problema a nivel nutricional que estaba desarrollando y me ayudó a sentirme finalmente bien. (No quiere decir que esto valga para todo el mundo, y, por supuesto supongo que habrá gente que pueda compaginar bien este estilo de vida, pero no era mi caso desafortunadamente). Por eso, estas cinco tostadas contienen carne y pescado y son ricas en hierro, proteínas y grasas, los tres grandes motivos de mi cambio de dieta.

1- La galo – ibérica: Jamón ibérico y queso brie.

Somos grandes amantes del queso y el brie es uno de nuestros favoritos. A mí personalmente me encanta la combinación de la intensidad del jamón ibérico con la suavidad del queso brie, y por eso siempre que puedo echo mano de estos ingredientes y en dos minutos tengo la tostada perfecta. Me gusta untar el pan con tomate para humedecer un poquito el pan.

img_6075

2- La omega 3: Salmón ahumado.

El “colesterol bueno” siempre me ha traído de cabeza en las analíticas desde que me descubrieron la enfermedad celíaca. Por eso, el salmón es uno de mis grandes aliados y, aparte…¡¡¡Es que está buenísimo, por favor!!! Me encanta untar el pan con una capa finita de mantequilla, cubrirlo con la loncha de salmón ahumado y luego poner un poco de huevas de pescado encima con un chorrillo de limón. ¡¡¡Perfección!!!

img_6153

3- El aperitivo de mi madre: La de surimi.

Mi madre, que me cuida un montón, siempre me preparaba un aperitivo antes de comer para que se me fuera quitando el gusanillo cuando volvía de clase con un hambre de loba. Este aperitivo rápido consistía en un par de palitos de surimi cortados muy pequeñitos, cebollita muy muy picada y mayonesa, todo ello en una tostada que me sabía a gloria a esas horas de la tarde. Esta es la tostada homenaje a ese aperitivo.

img_6087

4- La que no falla: La pizza.

Una de las que mejor me entran a media tarde es la de pizza: cogiendo un pan previamente un poco tostado, lo unto de tomate frito y le pongo lo que encuentro por la nevera que me pueda apetecer (jamón, atún, bacon…), o simplemente lo cubro con el queso rallado y orégano y al horno un ratito. Sabe tan bien que podría comer una detrás de otra. ¿Hay alguien a quien no le guste la pizza? ¡Está de muerte!

img_6125

5- El experimento: La reina pepiada.

El aguacate tiene grandes fans y también grandes haters. Yo me considero una ultrafan y todo con aguacate me sabe mejor. No conocía esta mezcla hasta que Samu un día me habló de ella y me decidí a hacerlo para ver si merecía la pena meter este experimento entre mi top diez tostadil. Y ¡Sí! Pollo, aguacate y cebolla cortados muy pequeñitos y mayonesa. ¡Me encanta!

img_6142

Las vegetarianas.

Aunque yo he vuelto a comer carne y pescado debido a mi problema nutricional, Samu continúa siendo ovolactovegetariano. Es por eso que comemos mucha comida vegetariana. ¡Pero no por ello aburrida!

6- Un vicio: Mozzarella con aceite de trufa.

Adoro la trufa. Para mí el aceite de trufa es prácticamente imprescindible y lo que más me gusta del mundo es regar un poquito encima de una tostada con mozzarella fresca metida al horno lo justo para que empiece a ponerse blandita, pero no se llegue a fundir del todo. Esto con el pan previamente untado con un poco de ajo. ¡Así puedo agotar un paquete entero de pan! (A los señores de Schär les gusta esto).

img_6105

7- La italiana: Caprese.

Mozzarella y tomate con pesto es una de las combinaciones más deliciosas que existen para nosotros. Hacemos muchísimo la ensalada caprese en casa y adaptamos esta delicia tanto a la pizza, como a las tostadas, como a lo que se tercie. El pesto casero con un buen aceite de oliva hace esta combinación aún más deliciosa.

img_6082

8- La manchega: Tomate con queso manchego.

Otra con queso porque, por si no os habíais dado cuenta, nos encanta y en nuestra casa es un imprescindible. Todos los quesos me gustan, pero el queso manchego curado es mi número uno. Por sí solo o con pan, está tan bueno como para empezar y no parar, pero el pan untado en tomate le da un toque increíble. Un chorrillo de un buen aceite de oliva virgen extra le viene que ni pintado y resalta su sabor todavía más.

img_6172

9- La manchega II: El pisto de mi madre.

Mi familia es de origen manchego y mi madre prepara un pisto espectacular, de esos que se hacen durante una hora, a fuego lento, sacándole a los mejores tomates un dulzor especial y único. Cuando mi madre hace pisto, las tostadas están aseguradas. A veces también le añadimos encima un huevo frito.

img_6148

10- La dulce: Nocilla y plátano.

La ideal para desayunar. Chocolate y plátano: un extra de energía para el cuerpo.

img_6184

¡Esperamos que os haya gustado nuestra primera entrada! Por supuesto, nos encantaría leer vuestras ideas y opiniones. 

Recordad que podéis seguirnos en instagram y facebook para estar al tanto de nuestras novedades (con el nombre “aglutina2” ambos).

¡Muchas gracias por leernos y hasta la próxima!