Sana Locura: El mejor desayuno sin gluten de Madrid.

¡Hola!

Sana Locura es ese sitio en el que nos encanta desayunar los días que libramos. Y no porque nos pille cerca de casa, sino porque cada cosa que tienen es digna de probar y de repetir una y mil veces. De hecho, siempre que vamos a desayunar acabamos saliendo con bolsas repletas de su deliciosa empanada, pizza (con especial mención a la de atún y aceitunas) o algún que otro pastel.

IMG_20170310_121358.jpg

Esta última vez que fuimos a desayunar, pedimos, por supuesto, donuts de chocolate (mi favorito de todos los donuts de chocolate que he probado en mis casi 27 años de existencia, os lo prometo, sin exagerar) y el delicioso croissant como siempre, con un zumito de naranja natural recién exprimido y un café con leche. Despertar así es un lujo, ¿eh?

IMG_20170310_122454.jpg

De nuevo, por supuesto, salimos con algo que probar. Esta vez nos llevamos un par de tartaletas de limón con frambuesa y algunas quiches de jamón y queso, champiñón y bacon, y queso de cabra.

IMG_20170311_103609.jpg

¡Y sin duda, lo que no puede fallar es el pan! También nos hicimos con esta barrita que no tardó en acabarse a base de huevos fritos y bocadillos. ¡Buenísima! Todos sus panes están requetebuenos, pero para nosotros, se lleva la medalla su famoso beauty bread con semillas.

IMG_20170310_152047.jpgIMG_20170310_124552.jpg

En definitiva, es un privilegio poder desayunar o merendar en este rinconcito del Barrio Salamanca de Madrid donde cada cosa que ofrecen es pura perfección. Probadlo y contadnos qué tal habéis desayunado. ¡Pidáis lo que pidáis no os decepcionará!

IMG_20170310_121624.jpg

IMG_20170310_121631.jpg

IMG_20170310_124558.jpg

cof

Dirección: Calle del Gral Oraá, 49, 28006 Madrid
Horario:

jueves 7:30–15:00, 17:00–20:00
viernes 7:30–15:00, 17:00–20:00
sábado 9:00–15:00, 17:00–20:00
domingo

(Día del Padre)
9:00–15:00

El horario podría cambiar
lunes Cerrado
martes 7:30–15:00, 17:00–20:00
miércoles 7:30–15:00, 17:00–20:00

99 Sushi Bar: Una cena perfecta.

¡Hola!

Este pasado viernes tenía unas ganas tremendas de comer sushi del bueno, así que estuvimos mirando y vimos que el 99 Sushi Bar ofrecía bastantes platos adaptados sin gluten. Me encantaba la idea de ir, ya que hace años frecuentaba su restaurante hermano 19 sushi bar y lo adoraba. Cuando llamamos para reservar mesa sólo quedaban, y por pura suerte, dos sitios en la barra y finalmente, una vez allí, me pareció el mejor sitio, ya que nos encantó ver a los sushi men en acción preparando los platos cada cual con mejor pinta que el anterior.

IMG_20170310_215336.jpg

Confieso que, como casi siempre que voy a restaurantes no 100% sin gluten, iba con un poco de miedo. Pero ya de primeras nos dijeron que no había ningún problema y que prácticamente todos los platos (excepto gyozas y alguna cosilla más) eran perfectamente adaptables, incluso la gloriosa tempura de langostino tigre que tanto había echado de menos durante años y que pedía constantemente en mis visitas a 19 sushi bar.

Antes de nada, abrimos el apetito con este aperitivo de edamame. Unas habitas con sal gorda que nos encantan.

IMG_20170310_220517.jpg

Y, por supuesto, para comenzar pedí la tempura de langostino tigre con salsa cremosa picante y recordé por qué cada vez que pedía este plato hace años intentaba estirarlo y disfrutarlo lo máximo posible, bocado a bocado, deseando que no se acabara nunca. El sabor inigualable de esta salsa muy ligeramente picante es fuera de serie y su cremosidad junto al crujido de la tempura hacen de este plato una obra de arte, que a mí personalmente (y aunque pueda sonar exagerado) me deja al borde de las lágrimas de emoción cada vez que la pruebo.

IMG_20170310_221259.jpg

Para continuar pasamos al sushi, y me decanté por los clásicos sin dejar de probar alguno un poco más especial. Unos cuantos nigiri: salmón, pez limón, pez mantequilla con trufa, y un par de gunkan: el clásico de ikura y uno de cangrejo real. Sobra decir que los pescados eran de la máxima calidad y que todas y cada una de las piezas estaban perfectamente ejecutadas. El de cangrejo real fue una gran sorpresa que me dejó con ganas de haberme decantado por órdenes un poco menos tradicionales que dejaremos para la próxima visita.

IMG_20170310_223820.jpg

En cuanto a las opciones vegetarianas, adaptaron un california vegetal y probamos los increíbles nigiri de huevo de codorniz.

IMG_20170310_223034.jpg

Como opción de postre sin gluten, contaban con este riquísimo helado de té verde. Finalmente, tomé para terminar un aromático té de jazmín.

IMG_20170310_230040_1.jpg

IMG_20170310_230225.jpg

La visita fue hace apenas dos días y ya estamos deseando volver. El ambiente, el trato al cliente y la comida hacen de 99 sushi bar el restaurante perfecto, donde compartir una cena es un placer de principio a fin. ¡Volveremos muy pronto!

¡Muchas gracias por leernos y hasta la próxima!

99SUSHIBAR EUROBUILDING.

Dirección: Calle de Padre Damián, 23, 28036 Madrid
Horario:

domingo 13:30–16:00
lunes 13:30–16:00, 21:00–24:00
martes 13:30–16:00, 21:00–24:00
miércoles 13:30–16:00, 21:00–24:00
jueves 13:30–16:00, 21:00–24:00
viernes 13:30–16:00, 21:00–24:00
sábado 13:30–16:00, 21:00–24:00

Sándwich de desayuno inglés.

¡Hola!

Sabemos que esta entrada está un poco espaciada de la anterior, pero estos días han estado muuuy cargados de trabajo y miles de obligaciones que nos han impedido escribir antes. ¡Perdonad! Os prometemos que volveremos a escribir muy prontito de nuevo después de la entrada de hoy.

Antes que nada, muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios y likes en nuestra anterior entrada. Vemos que os ha gustado mucho la receta de los dorayakis y publicaremos más recetas de ahora en adelante. Además, no olvidéis de que este mes también participaremos en Juego de Blogueros y que el último día de este mes tendréis una nueva receta con un nuevo ingrediente principal en común con todos nuestros compañeros. ¡No os lo perdáis!

Y sin más rollos: Hoy nuestra entrada va de este milagro de la naturaleza a la par que guarrada increíble pero deliciosa: el sándwich de desayuno inglés. He de confesar que no somos mucho de desayunar. El café bebido y poco más es lo que nos entra a primera hora de la mañana, pero, personalmente, si me plantan delante un desayuno inglés soy incapaz de resistirme. La idea de este sándwich surgió de un momento cualquiera en el que, mirando en la nevera, me di cuenta de que tenía todos los ingredientes para hacer uno de estos desayunos. Y como nos encantan los sándwiches, se me ocurrió la idea de meter todo esto entre dos panes y crear un super monumento al desayuno.

En fin.

Los ingredientes que hemos utilizado para esto son:

  • Pan de molde sin gluten. Yo he utilizado el blanco de Schär.
  • Mantequilla.
  • Una salchicha tipo Nuremberg. Son pequeñitas y blancas. Estas las he comprado en Lidl.
  • Un par de rodajas de tomate raf.
  • Un huevo.
  • Queso rallado.
  • Bacon. El que más me gusta es este de la marca Campofrío porque las lonchas son muy finitas y queda super crujiente.
  • Sal y pimienta.
  • Mayonesa.

IMG_20170306_224115.jpg

La elaboración es muy simple. Para empezar, se unta un lado de las tapas del sándwich con mantequilla y se hacen a la sartén hasta que queden doraditas.

Luego, se corta la salchicha por la mitad a lo largo y se hace a la sartén. También las dos rodajas de tomate vuelta y vuelta (cuidado, que se quema fácil).

Se fríe el bacon (sin aceite) hasta que esté muy crujiente y doradito.

Se bate el huevo con un poco de sal y una pizca de pimienta y se echa bastante queso rallado. Luego se hace un revuelto en la sartén dejando el huevo cuajado y el queso fundido al gusto.

Se pone empezando desde abajo en este orden: bacon, tomate, huevo revuelto, salchicha y la mayonesa.

IMG_20170306_230148.jpg

cof

¡Y ya está! Con una cosa tan simple se prepara un desayuno, merienda o lo que se nos antoje super rico y tremendamente energético a la par que calórico (¡Ojo!). ¡Esperamos que os guste!

¡Hasta la próxima!

Juego de blogueros 2.0: Dorayakis de fresa y chocolate blanco.

 ¡Buenos días!

Hoy nos despertamos con una receta que hemos preparado para nuestra primera entrada del Juego de Blogueros de este mes de febrero en el que el ingrediente principal era la fresa. La fresa es una fruta que nos encanta, sin embargo, no preparamos mucho dulce en casa, así que esto ha sido como una buena excusa para preparar algo dulce que enseñaros aquí. Este es el primer mes que participamos en este juego y os invitamos a que os paséis por los blogs de nuestros compañeros que os dejamos al final para que veáis las pedazo de recetas que preparan estos artistas.

Nosotros este mes hemos preparado uno de nuestros dulces favoritos: Un dorayaki. Muchos lo conoceréis por ser el dulce favorito de Doraemon y, al contrario de lo que se piensa, normalmente no está relleno de chocolate, sino de una pasta de judía roja dulce deliciosa llamada anko. Nosotros lo hemos querido hacer de matcha y relleno con una pasta de fresa y chocolate blanco y ¡nos ha encantado! Rico, bonito, y por supuesto y como siempre, sin gluten.

giphy1

Ahí van los ingredientes para dos dorayakis:

  • 100 gramos de harina de arroz glutinoso.
  • Una cucharadita de levadura en polvo.
  • Un huevo.
  • Una cucharadita de miel.
  • Una cucharadita de azúcar moreno.
  • 100 ml de leche.
  • Un chorrito de aceite.
  • Una cucharadita de matcha.
  • 5 ó 6 fresas.
  • Tres onzas de chocolate blanco.

Preparamos la pasta de fresas:

IMG_20170227_150833.jpg

Echamos en un cazo las fresas troceadas con un chorrillo de agua (muy poquito) y lo ponemos a fuego medio. Cuando esté hirviendo, machacamos las fresas bien con un tenedor (la idea es que queden algunos trocitos, por eso no lo batimos) y bajamos el fuego. Dejamos hasta que se reduzca el agua e incorporamos el chocolate blanco. Removemos para que se derrita y se mezcle bien y lo dejamos hasta que quede lo más denso posible. Si sois más de dulce, podéis ir probando y añadir un poco más de chocolate o de azúcar según vuestro gusto, ya que el matcha que vamos a echar a la masa posteriormente es un té un poco amargo. Después lo sacamos del fuego, lo echamos en un bol y lo ponemos a enfriar en la nevera mientras preparamos la masa de los dorayakis.

IMG_20170227_154655.jpg

IMG_20170227_155617.jpg

Hacemos los dorayakis:

Mezclamos en un bol el huevo con la miel y el azúcar. Batimos hasta que sea homogéneo. Añadimos la leche y volvemos a mezclar.

Incorporamos la harina, la levadura, el chorrito muy pequeñito de aceite y la cucharadita de matcha y mezclamos todo de nuevo hasta que quede homogéneo.

IMG_20170227_142246.jpg

IMG_20170227_142901.jpg

Con un cazo de servir sopa, se coge masa (nosotros hemos hecho un cazo = una tortita aprox.) y se echa en la sartén antiadherente sin poner aceite. Nosotros hemos utilizado una minisartén del tamaño exacto del dorayaki para este paso, pero podéis hacer esto en una sartén grande antiadherente o en una plancha. Si lo hacéis en una de estas dos últimas cuidad bien de que la forma os quede redondita. Sobretodo es muy importante que no se peguen. El fuego lo ponemos medio-bajo.

Esperamos hasta que la parte de arriba del dorayaki tenga burbujitas y esté empezando a hacerse, es decir, que no esté ya muy líquido por arriba. Entonces, le damos la vuelta con cuidado. Debe quedar de color marron tostado. Dejamos hacerse por el otro lado también durante un par de minutos y sacamos.

IMG_20170227_144237.jpg

Para cada dorayaki, debemos hacer dos de estas tortitas.

Cuando estén las tortitas hechas, sacamos la pasta de fresa de la nevera. Entonces, echamos un poco de pasta en el centro de una de las tortitas sin extenderlo y ponemos otra de las tortitas a modo de tapa. Presionamos ligeramente para que se pegue lo máximo posible con cuidado de que no se salga la pasta.

IMG_20170227_160915.jpg

IMG_20170227_161005.jpg

¡Y ya está! Como veis, no tiene ninguna complicación y la combinación del matcha con la fresa y el chocolate queda genial.

IMG_20170227_161609.jpg

¡Esperamos que os haya gustado! No olvidéis hacer una visitilla a los demás participantes del juego para ver lo que han preparado.

¡Hasta la próxima!

Cena a la italiana en Emma y Julia.

Como ya sabéis todos aquellos que nos seguís en nuestras redes sociales, no hay nada que nos guste más que la pizza. Por eso, uno de nuestros restaurantes preferidos es Emma y Julia: Tanto el ambiente como el marcado acento italiano de los camareros convierten este local, desde el momento en que cruzamos la puerta, en un rinconcillo de Italia en pleno barrio de la Latina.

cof

Y, por supuesto, lo que más nos gusta de este lugar, aparte de sus maravillosas pizzas, es la gran oferta para celíacos de la que disponen.

Entre los grandes comienzos que ofrecen, nosotros hasta ahora hemos optado por el provolone (ya que es el único entrante que podemos compartir). Ese maravilloso queso fundido en cazoleta de barro con salsa de tomate, perfecto para mojar pan. (Cuidado, que quema). Todo esto sin hacer de menos a las deliciosas aceitunas que ponen de aperitivo.

De entre todo este gran muestrario de pizzas, yo me incliné por probar la bresaola con salsa de tomate y la de quesos. Ambas fueron ideales, pero la bresaola se lleva la medalla.

mde

IMG_20170205_221558 - copia.jpg

Para terminar, ya repletos, quisimos probar la pannacotta. Un gran final para una cena perfecta a la italiana.

IMG_20170205_223845 - copia.jpg

¿Nuestra asignatura pendiente? Probar la pasta, que sin duda, no escapará para la próxima vez. ¡Os seguiremos contando!

¡Hasta la próxima!

EMMA Y JULIA.

Dirección: Calle Cava Baja, 19, 28005 Madrid
Horario:

miércoles 13:30–16:30, 20:30–24:00
jueves 13:30–16:30, 20:30–24:00
viernes 13:30–16:30, 20:30–1:00
sábado 13:30–16:30, 20:30–1:00
domingo 13:30–16:30, 20:30–24:00
lunes Cerrado
martes 20:30–24:00

Tandoori Station: Viaje express a la India.

Como os comentamos en la anterior entrada, lo tuvimos difícil para celebrar San Valentín en el sitio que queríamos. Y es que Tandoori Station está siempre, y con razón, a rebosar de gente. Así que aprovechamos para comer al día siguiente, ya que tenemos el privilegio de vivir muy cerquita de esta joya de local que es, sin duda, en nuestra opinión, el mejor restaurante de comida india de Madrid. ¿Y sabéis qué? Elegir platos es tremendamente complicado porque…¡¡¡Es un pedazo de paraíso sin gluten!!!

IMG_20170215_145457_1.jpg

IMG_20170215_145437.jpg

(Está difícil elegir, ¿eh?)

Llegamos nada más abrir con las mesas perfectamente montadas, el olor a incienso, el personal perfectamente colocado, todo cuidado hasta el más mínimo detalle desde el primer minuto del servicio. El entrar en Tandoori Station ya supone, desde el primer minuto, trasladarse a otro mundo.

IMG_20170215_133736.jpg

Tuvimos además la suerte de que nos tocara una mesa privilegiada al lado de un mini jardincito interior muy bonito. En todas ellas ponen para empezar unos cuantos papadums con tres salsas: picante, de yogur y menta y de tamarindo, a cada cual más espectacular, especialmente la de yogur con menta. (Tuve tentaciones reales de comérmela a cucharadas, pero quise guardar la compostura).

Como ya os digo, lo tuvimos complicado para elegir, ya que todos los platos eran completamente adaptables. Me quedé con ganas de catar el menú degustación, pero como era mínimo para dos y ya sabéis que Samu es vegetariano, optamos por pedir por separado.

IMG_20170215_133729.jpg

En primer lugar pedimos para los dos la pakora: una tempura de verduras hecha con harina de garbanzo, muy crujiente, sabrosa y especiada. Casan genial con las tres salsas de acompañamiento.

IMG_20170215_134305.jpg

Para seguir, pedí para mí el curry de pollo Murghi ki balti: con salsa de yogur, tomate y especias. Creedme: ¡Pica mucho! Pero no he probado en mi vida un curry más rico que este. La salsa era sencillamente impresionante. El pollo muy bien cocinado, jugoso, sabroso, limpio y ni un sólo pedazo seco.

IMG_20170215_135622.jpg

Para Samu pedimos un curry de lentejas: el Dal makhani. Para querer comer lentejas a diario y que no quede ni una solitaria en el plato. Suave, cremoso, especiado. Un lujazo.

IMG_20170215_135616.jpg

Y para los dos pedimos un biryani: Un arroz picantito con especias y verduras. Buenísimo para acompañar con cada plato.

IMG_20170215_135629.jpg

De postre, pedí un refrescante mango lassi: un batidito de yogur y mango que baja muy bien el picante y entra fenomenal después de esta panzada a comer.

IMG_20170215_144236.jpg

Y la gran sorpresa fue por supuesto el pan naan sin gluten con cebolla. Cuesta creer que sea sin gluten, tanto por aspecto como por sabor, pero creedme: ¡Lo es!

IMG_20170215_135608_1.jpg

IMG_20170215_135636.jpg

¿Qué os ha parecido? Tentador, ¿eh?

En fin, que pasamos una comida maravillosa, tanto por los platos como por el servicio y el ambiente del local y salimos hablando de que al menos una vez al mes deberíamos volver a pisar este lugar porque realmente merece muchísimo la pena.

Así que, ya sabéis: si queréis celebrar un día especial y, como a nosotros, os encanta la comida india Tandoori Station es EL SITIO. ¡Si vais por ahí nos encantará leer vuestra opinión!

¡Hasta la próxima!

San Valentín: Díselo con minipizzas. <3

¡Hola a todos!

Antes de conocernos, nosotros nunca hemos sido muy de celebrar San Valentín, sin embargo, San Valentín del año 2015 fue la segunda vez que nos vimos y pasamos una noche super bonita juntos. Así que nos gusta celebrarlo porque nos recuerda a ese día tan bonito y porque siempre está bien tener una excusa para hacer algo especial.

Este año, como en principio Samu iba a trabajar y no hemos podido pillar mesa en el sitio donde queríamos cenar, lo hemos pasado en casa y lo celebraremos en dicho sitio mañana (con reseña en el blog incluída, por supuesto). Así que, hoy hemos hecho para comer unas minipizzas de quesos y realmente no pensábamos que fueran a quedar TAN ricas.

En dos años que llevo diagnosticada de celiaquía, nunca me había parado a hacer masa de pizza. Samu, en cambio, es super experto en masas, y me enseñó a hacerla. (Momento “Ghost” pasado por harina).

giphy

Hemos hecho mucha cantidad de masa y nos ha sobrado bastante, porque al final hemos hecho sólo ocho pizzas. Así que tened en cuenta que con las cantidades que ponemos aquí, podréis hacer unas 20 minipizzas de una vez o guardando masa para otro día. Lo que sobra, se puede hacer una bola y guardar en la nevera envuelto en film transparente bien apretada y aguanta en la nevera tres o cuatro días. Cuando se quiera volver a usar, hay que dejarla unos 10-15 min fuera de la nevera y volver a amasar un rato.

Sin más rollos, para hacer estas minipizzas hemos utilizado:

  • 300 gr de Mix Pan de Schär.
  • 15 g de levadura fresca.
  • Una pizca de sal.
  • Vaso y medio de agua templada.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Tomate frito.
  • Tomate natural.
  • Tomates cherry.
  • Pesto.
  • Orégano.
  • Pimienta negra.
  • Nueces.
  • Quesos:
    • Gorgonzola dulce.
    • Mozzarella fresca.
    • Rulo de cabra.
    • Gres d’Alsace con trufa.

Echar la harina en un recipiente grande junto con la levadura fresca muy desmenuzada y la sal (nosotros hemos utilizado un wok porque no teníamos un recipiente taaan grande, sorry, no nos juzguéis :D), se mezcla bien. Se incorpora la cucharada de aceite y después el agua poco a poco mientras se va mezclando todo hasta que queda una masa suficientemente consistente para trabajarla con las manos y pasar a amasarla.

Una vez que se puede coger con las manos sin que se desmonte, se saca del recipiente, se pone en una superficie enharinada y se va amasando. Si mientras amasamos, vemos que la masa queda muy seca o se desmenuza, se mojan los dedos en un poco de agua y se unta en la masa para no pasarse de agua y que no quede muy blanda.

Sabemos que la masa está lista cuando la superficie está lisa y es fácil hacer una bola. Una vez lista, se vuelve a colocar en el recipiente y se cubre con un trapo y se deja reposar en un sitio cálido durante mínimo 15 minutos para que la bola crezca. Cuanto más tiempo se deje crecer, más miga tendrá la pizza.

Después, sobre papel de horno, se coloca un trozo de la masa según el número de pizzas que queramos hacer. Nosotros para hacer ocho, hemos cogido un trozo del tamaño de una naranja aproximadamente. Con el rodillo, se estira la masa hasta dejarla tan fina como se quiera. Con una taza grande o un molde del tamaño que queramos, hacemos círculos en la masa y separamos el sobrante para sacar las minipizzas. Después, se mete al horno con el papel de horno durante unos 7 minutos a 280 grados.

Después de ese tiempo, las sacamos, les echamos tomate frito y ponemos encima los ingredientes. Nosotros las hemos hecho de cebolla caramelizada con rulo de cabra con pimienta negra y orégano, gorgonzola dulce con nueces machacadas, mozarella fresca con tomates cherry y pesto y gres d’Alsace trufado con una rodaja de tomate natural debajo. Hay que tener cuidado de no cortar el cubito de queso demasiado grande para que no caiga por los lados y se resbalen los ingredientes.

IMG_20170214_174907.jpg

Una vez montadas, las volvemos a meter en el horno lo justo para que se fundan los quesos ligeramente.

¡Y ya están! Una idea super rica parar sorprender a cualquier quesero.

IMG_20170214_180115.jpg

Tenemos que decir que la que más nos ha gustado es la de gres d’Alsace. Podéis encontrar este queso en el Club del Gourmet del Corte Inglés.

IMG_20170214_174324.jpg

Esperamos que os haya gustado nuestra entrada de hoy y que paséis un genial San Valentín.

¡Hasta la próxima!