Juego de blogueros 2.0: Dorayakis de fresa y chocolate blanco.

 ¡Buenos días!

Hoy nos despertamos con una receta que hemos preparado para nuestra primera entrada del Juego de Blogueros de este mes de febrero en el que el ingrediente principal era la fresa. La fresa es una fruta que nos encanta, sin embargo, no preparamos mucho dulce en casa, así que esto ha sido como una buena excusa para preparar algo dulce que enseñaros aquí. Este es el primer mes que participamos en este juego y os invitamos a que os paséis por los blogs de nuestros compañeros que os dejamos al final para que veáis las pedazo de recetas que preparan estos artistas.

Nosotros este mes hemos preparado uno de nuestros dulces favoritos: Un dorayaki. Muchos lo conoceréis por ser el dulce favorito de Doraemon y, al contrario de lo que se piensa, normalmente no está relleno de chocolate, sino de una pasta de judía roja dulce deliciosa llamada anko. Nosotros lo hemos querido hacer de matcha y relleno con una pasta de fresa y chocolate blanco y ¡nos ha encantado! Rico, bonito, y por supuesto y como siempre, sin gluten.

giphy1

Ahí van los ingredientes para dos dorayakis:

  • 100 gramos de harina de arroz glutinoso.
  • Una cucharadita de levadura en polvo.
  • Un huevo.
  • Una cucharadita de miel.
  • Una cucharadita de azúcar moreno.
  • 100 ml de leche.
  • Un chorrito de aceite.
  • Una cucharadita de matcha.
  • 5 ó 6 fresas.
  • Tres onzas de chocolate blanco.

Preparamos la pasta de fresas:

IMG_20170227_150833.jpg

Echamos en un cazo las fresas troceadas con un chorrillo de agua (muy poquito) y lo ponemos a fuego medio. Cuando esté hirviendo, machacamos las fresas bien con un tenedor (la idea es que queden algunos trocitos, por eso no lo batimos) y bajamos el fuego. Dejamos hasta que se reduzca el agua e incorporamos el chocolate blanco. Removemos para que se derrita y se mezcle bien y lo dejamos hasta que quede lo más denso posible. Si sois más de dulce, podéis ir probando y añadir un poco más de chocolate o de azúcar según vuestro gusto, ya que el matcha que vamos a echar a la masa posteriormente es un té un poco amargo. Después lo sacamos del fuego, lo echamos en un bol y lo ponemos a enfriar en la nevera mientras preparamos la masa de los dorayakis.

IMG_20170227_154655.jpg

IMG_20170227_155617.jpg

Hacemos los dorayakis:

Mezclamos en un bol el huevo con la miel y el azúcar. Batimos hasta que sea homogéneo. Añadimos la leche y volvemos a mezclar.

Incorporamos la harina, la levadura, el chorrito muy pequeñito de aceite y la cucharadita de matcha y mezclamos todo de nuevo hasta que quede homogéneo.

IMG_20170227_142246.jpg

IMG_20170227_142901.jpg

Con un cazo de servir sopa, se coge masa (nosotros hemos hecho un cazo = una tortita aprox.) y se echa en la sartén antiadherente sin poner aceite. Nosotros hemos utilizado una minisartén del tamaño exacto del dorayaki para este paso, pero podéis hacer esto en una sartén grande antiadherente o en una plancha. Si lo hacéis en una de estas dos últimas cuidad bien de que la forma os quede redondita. Sobretodo es muy importante que no se peguen. El fuego lo ponemos medio-bajo.

Esperamos hasta que la parte de arriba del dorayaki tenga burbujitas y esté empezando a hacerse, es decir, que no esté ya muy líquido por arriba. Entonces, le damos la vuelta con cuidado. Debe quedar de color marron tostado. Dejamos hacerse por el otro lado también durante un par de minutos y sacamos.

IMG_20170227_144237.jpg

Para cada dorayaki, debemos hacer dos de estas tortitas.

Cuando estén las tortitas hechas, sacamos la pasta de fresa de la nevera. Entonces, echamos un poco de pasta en el centro de una de las tortitas sin extenderlo y ponemos otra de las tortitas a modo de tapa. Presionamos ligeramente para que se pegue lo máximo posible con cuidado de que no se salga la pasta.

IMG_20170227_160915.jpg

IMG_20170227_161005.jpg

¡Y ya está! Como veis, no tiene ninguna complicación y la combinación del matcha con la fresa y el chocolate queda genial.

IMG_20170227_161609.jpg

¡Esperamos que os haya gustado! No olvidéis hacer una visitilla a los demás participantes del juego para ver lo que han preparado.

¡Hasta la próxima!

Cena a la italiana en Emma y Julia.

Como ya sabéis todos aquellos que nos seguís en nuestras redes sociales, no hay nada que nos guste más que la pizza. Por eso, uno de nuestros restaurantes preferidos es Emma y Julia: Tanto el ambiente como el marcado acento italiano de los camareros convierten este local, desde el momento en que cruzamos la puerta, en un rinconcillo de Italia en pleno barrio de la Latina.

cof

Y, por supuesto, lo que más nos gusta de este lugar, aparte de sus maravillosas pizzas, es la gran oferta para celíacos de la que disponen.

Entre los grandes comienzos que ofrecen, nosotros hasta ahora hemos optado por el provolone (ya que es el único entrante que podemos compartir). Ese maravilloso queso fundido en cazoleta de barro con salsa de tomate, perfecto para mojar pan. (Cuidado, que quema). Todo esto sin hacer de menos a las deliciosas aceitunas que ponen de aperitivo.

De entre todo este gran muestrario de pizzas, yo me incliné por probar la bresaola con salsa de tomate y la de quesos. Ambas fueron ideales, pero la bresaola se lleva la medalla.

mde

IMG_20170205_221558 - copia.jpg

Para terminar, ya repletos, quisimos probar la pannacotta. Un gran final para una cena perfecta a la italiana.

IMG_20170205_223845 - copia.jpg

¿Nuestra asignatura pendiente? Probar la pasta, que sin duda, no escapará para la próxima vez. ¡Os seguiremos contando!

¡Hasta la próxima!

EMMA Y JULIA.

Dirección: Calle Cava Baja, 19, 28005 Madrid

Teléfono: 913 66 10 23

Horario:

miércoles 13:30–16:30, 20:30–24:00
jueves 13:30–16:30, 20:30–24:00
viernes 13:30–16:30, 20:30–1:00
sábado 13:30–16:30, 20:30–1:00
domingo 13:30–16:30, 20:30–24:00
lunes Cerrado
martes 20:30–24:00

Tandoori Station: Viaje express a la India.

Como os comentamos en la anterior entrada, lo tuvimos difícil para celebrar San Valentín en el sitio que queríamos. Y es que Tandoori Station está siempre, y con razón, a rebosar de gente. Así que aprovechamos para comer al día siguiente, ya que tenemos el privilegio de vivir muy cerquita de esta joya de local que es, sin duda, en nuestra opinión, el mejor restaurante de comida india de Madrid. ¿Y sabéis qué? Elegir platos es tremendamente complicado porque…¡¡¡Es un pedazo de paraíso sin gluten!!!

IMG_20170215_145457_1.jpg

IMG_20170215_145437.jpg

(Está difícil elegir, ¿eh?)

Llegamos nada más abrir con las mesas perfectamente montadas, el olor a incienso, el personal perfectamente colocado, todo cuidado hasta el más mínimo detalle desde el primer minuto del servicio. El entrar en Tandoori Station ya supone, desde el primer minuto, trasladarse a otro mundo.

IMG_20170215_133736.jpg

Tuvimos además la suerte de que nos tocara una mesa privilegiada al lado de un mini jardincito interior muy bonito. En todas ellas ponen para empezar unos cuantos papadums con tres salsas: picante, de yogur y menta y de tamarindo, a cada cual más espectacular, especialmente la de yogur con menta. (Tuve tentaciones reales de comérmela a cucharadas, pero quise guardar la compostura).

Como ya os digo, lo tuvimos complicado para elegir, ya que todos los platos eran completamente adaptables. Me quedé con ganas de catar el menú degustación, pero como era mínimo para dos y ya sabéis que Samu es vegetariano, optamos por pedir por separado.

IMG_20170215_133729.jpg

En primer lugar pedimos para los dos la pakora: una tempura de verduras hecha con harina de garbanzo, muy crujiente, sabrosa y especiada. Casan genial con las tres salsas de acompañamiento.

IMG_20170215_134305.jpg

Para seguir, pedí para mí el curry de pollo Murghi ki balti: con salsa de yogur, tomate y especias. Creedme: ¡Pica mucho! Pero no he probado en mi vida un curry más rico que este. La salsa era sencillamente impresionante. El pollo muy bien cocinado, jugoso, sabroso, limpio y ni un sólo pedazo seco.

IMG_20170215_135622.jpg

Para Samu pedimos un curry de lentejas: el Dal makhani. Para querer comer lentejas a diario y que no quede ni una solitaria en el plato. Suave, cremoso, especiado. Un lujazo.

IMG_20170215_135616.jpg

Y para los dos pedimos un biryani: Un arroz picantito con especias y verduras. Buenísimo para acompañar con cada plato.

IMG_20170215_135629.jpg

De postre, pedí un refrescante mango lassi: un batidito de yogur y mango que baja muy bien el picante y entra fenomenal después de esta panzada a comer.

IMG_20170215_144236.jpg

Y la gran sorpresa fue por supuesto el pan naan sin gluten con cebolla. Cuesta creer que sea sin gluten, tanto por aspecto como por sabor, pero creedme: ¡Lo es!

IMG_20170215_135608_1.jpg

IMG_20170215_135636.jpg

¿Qué os ha parecido? Tentador, ¿eh?

En fin, que pasamos una comida maravillosa, tanto por los platos como por el servicio y el ambiente del local y salimos hablando de que al menos una vez al mes deberíamos volver a pisar este lugar porque realmente merece muchísimo la pena.

Así que, ya sabéis: si queréis celebrar un día especial y, como a nosotros, os encanta la comida india Tandoori Station es EL SITIO. ¡Si vais por ahí nos encantará leer vuestra opinión!

¡Hasta la próxima!

San Valentín: Díselo con minipizzas. <3

¡Hola a todos!

Antes de conocernos, nosotros nunca hemos sido muy de celebrar San Valentín, sin embargo, San Valentín del año 2015 fue la segunda vez que nos vimos y pasamos una noche super bonita juntos. Así que nos gusta celebrarlo porque nos recuerda a ese día tan bonito y porque siempre está bien tener una excusa para hacer algo especial.

Este año, como en principio Samu iba a trabajar y no hemos podido pillar mesa en el sitio donde queríamos cenar, lo hemos pasado en casa y lo celebraremos en dicho sitio mañana (con reseña en el blog incluída, por supuesto). Así que, hoy hemos hecho para comer unas minipizzas de quesos y realmente no pensábamos que fueran a quedar TAN ricas.

En dos años que llevo diagnosticada de celiaquía, nunca me había parado a hacer masa de pizza. Samu, en cambio, es super experto en masas, y me enseñó a hacerla. (Momento “Ghost” pasado por harina).

giphy

Hemos hecho mucha cantidad de masa y nos ha sobrado bastante, porque al final hemos hecho sólo ocho pizzas. Así que tened en cuenta que con las cantidades que ponemos aquí, podréis hacer unas 20 minipizzas de una vez o guardando masa para otro día. Lo que sobra, se puede hacer una bola y guardar en la nevera envuelto en film transparente bien apretada y aguanta en la nevera tres o cuatro días. Cuando se quiera volver a usar, hay que dejarla unos 10-15 min fuera de la nevera y volver a amasar un rato.

Sin más rollos, para hacer estas minipizzas hemos utilizado:

  • 300 gr de Mix Pan de Schär.
  • 15 g de levadura fresca.
  • Una pizca de sal.
  • Vaso y medio de agua templada.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Tomate frito.
  • Tomate natural.
  • Tomates cherry.
  • Pesto.
  • Orégano.
  • Pimienta negra.
  • Nueces.
  • Quesos:
    • Gorgonzola dulce.
    • Mozzarella fresca.
    • Rulo de cabra.
    • Gres d’Alsace con trufa.

Echar la harina en un recipiente grande junto con la levadura fresca muy desmenuzada y la sal (nosotros hemos utilizado un wok porque no teníamos un recipiente taaan grande, sorry, no nos juzguéis :D), se mezcla bien. Se incorpora la cucharada de aceite y después el agua poco a poco mientras se va mezclando todo hasta que queda una masa suficientemente consistente para trabajarla con las manos y pasar a amasarla.

Una vez que se puede coger con las manos sin que se desmonte, se saca del recipiente, se pone en una superficie enharinada y se va amasando. Si mientras amasamos, vemos que la masa queda muy seca o se desmenuza, se mojan los dedos en un poco de agua y se unta en la masa para no pasarse de agua y que no quede muy blanda.

Sabemos que la masa está lista cuando la superficie está lisa y es fácil hacer una bola. Una vez lista, se vuelve a colocar en el recipiente y se cubre con un trapo y se deja reposar en un sitio cálido durante mínimo 15 minutos para que la bola crezca. Cuanto más tiempo se deje crecer, más miga tendrá la pizza.

Después, sobre papel de horno, se coloca un trozo de la masa según el número de pizzas que queramos hacer. Nosotros para hacer ocho, hemos cogido un trozo del tamaño de una naranja aproximadamente. Con el rodillo, se estira la masa hasta dejarla tan fina como se quiera. Con una taza grande o un molde del tamaño que queramos, hacemos círculos en la masa y separamos el sobrante para sacar las minipizzas. Después, se mete al horno con el papel de horno durante unos 7 minutos a 280 grados.

Después de ese tiempo, las sacamos, les echamos tomate frito y ponemos encima los ingredientes. Nosotros las hemos hecho de cebolla caramelizada con rulo de cabra con pimienta negra y orégano, gorgonzola dulce con nueces machacadas, mozarella fresca con tomates cherry y pesto y gres d’Alsace trufado con una rodaja de tomate natural debajo. Hay que tener cuidado de no cortar el cubito de queso demasiado grande para que no caiga por los lados y se resbalen los ingredientes.

IMG_20170214_174907.jpg

Una vez montadas, las volvemos a meter en el horno lo justo para que se fundan los quesos ligeramente.

¡Y ya están! Una idea super rica parar sorprender a cualquier quesero.

IMG_20170214_180115.jpg

Tenemos que decir que la que más nos ha gustado es la de gres d’Alsace. Podéis encontrar este queso en el Club del Gourmet del Corte Inglés.

IMG_20170214_174324.jpg

Esperamos que os haya gustado nuestra entrada de hoy y que paséis un genial San Valentín.

¡Hasta la próxima!

0% Gluten Madrid: Una nueva parada imprescindible.

Ayer tuvimos el placer de visitar por segunda vez 0% Gluten, situado en el Mercado de Moncloa de Madrid. Una idea que surge con gran éxito en Barcelona y con apenas un mes de vida en Madrid que ofrece dulces, salados, panes de mil variedades y que permite desde pegarse un buen desayuno y empalmarlo con la comida, hasta pasar una tarde de tapeo con los amigos o llevarse a casa un par de pizzas para cenar.

cofcofIMG_20170202_120954_mh1486756901884[1].jpg

Si la primera vez que los visitamos ya nos fuimos encantados con su tarta de queso y su brownie, ayer salimos mucho más contentos tras probar montones de platos sencillos a la par que ricos. En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de conocer a otros blogueros singlutenismo, aventuras sin gluten, celiaquitos y superceliaca, y estuvimos encantados compartir mesa y charla con gente tan simpática mientras disfrutábamos de la buena comida.

En primer lugar, nos sacaron un aperitivito de patatas bravas con una salsa casera que se salía de los estándares, muy original y rica que le añade un punto diferente a esta tapa tan típica. Creednos: ¡Estas bravas sólo os las podréis comer aquí!

IMG_20170209_134133.jpg

Tras esto, vinieron los esperados calamares, cuya receta se mejoró en el momento con increíble resultado.

IMG_20170209_134608.jpg

Seguimos con unas croquetas variadas de jamón, bacalao y pollo con una bechamel muy suave y cremosa que las convierte en un verdadero vicio. Ya habíamos probado estas croquetas en nuestra anterior visita y nos gustaron bastante, sin embargo, esta nueva cocina en constante evolución nos sorprendió mejorando la receta y nos gustaron incluso más. La croqueta de bacalao fue, sin duda, la reina de la mesa.

img_20170209_150254_1751

Para continuar, hincamos el diente a un par de maravillosas empanadas: una de carne y otra de atún que acabó por ser nuestra favorita de las dos. Ambas con un relleno muy rico y una textura crujiente por fuera y suave y blandita por dentro.

IMG_20170209_135348.jpg

Acabamos con los salados con un par de pizzas: una de bacon, champiñones y pollo macerado en hierbas que estaba para chuparse los dedos y otra vegetal con las verduras salteadas y cortaditas muy pequeñitas que hizo las delicias de mi compañero vegetariano.

IMG_20170209_142620.jpg

cof

Para terminar, probamos un brownie de chocolate relleno de frutos secos con nata montada en el momento. Este brownie es uno de los pocos que me han gustado y que volvería a pedir, ya que no estando excesivamente dulce, sabe a cacao y, acompañado con la nata y los trocitos de fruto seco, se complementa perfecto. Aunque mi dulce favorito y el que se lleva la medalla de oro es clarísimamente la espectacular tarta de queso.

IMG_20170209_153157.jpg

img_20170202_121408_521

Aparte de todas estas entre otras cosas, también tienen diferentes variedades de pan. En nuestra primera visita probamos una de las barritas de arroz, con la que hicimos un bocadillo al horno espectacular. En esta visita, nos quisimos llevar una hogaza de pan de garbanzo que también nos ha encantado. ¡Os aseguramos que es un lujo comer con este pan a diario!

IMG_20170202_120055.jpg

En definitiva, fue una comida redonda y no dejaremos de repetir. Además, es un placer ver el empeño y pasión que le pone Óscar a su cocina y a mejorar cada mínimo detalle para que todo esté convenientemente adaptado al gusto y a las necesidades de su clientela. Así que os recomendamos a todos, celíacos y no celíacos, de Madrid y de paso que os dejéis caer por este local porque va a sorprenderos muy gratamente. Es más, debéis estar atentos porque en breves incorporarán pasta fresca a su menú. ¡Nosotros nos morimos de ganas de probarla!

¡Hasta la próxima!

0% GLUTEN MADRID.

Mercado de Moncloa.

Calle Arcipreste de Hita 10. Metro Moncloa.

Hoy comemos con palillos: ¡Hacemos KATSUDON!

¡¡¡Hola!!!

Nos encanta la comida japonesa y hoy hemos hecho uno de los platos japoneses más deliciosos y que hacía tiempo que me apetecía muchísimo: Katsudon. Consiste en un bol de arroz con una chuleta de cerdo empanada acompañada de salsa, huevo y cebolla. Para Samu hemos utilizado un escalope vegetal no apto, pero si sois vegetarianos podéis utilizar tofu, un filete de soja seca rehidratado o el sustituto que más os guste.

cof

Esta receta es muy fácil, así que, si os gusta la cocina japonesa, animaos a probarla. Allá vamos:

Ingredientes:

  • Una chuleta de cerdo.
  • Media cebolleta.
  • Dos huevos.
  • Harina sin gluten para rebozar.
  • Pan rallado sin gluten.
  • Cucharada y media de agua.
  • Cucharada y media de salsa de soja.
  • Cucharada y media de mirin.
  • Cucharada y media de azúcar.
  • Polvo de alga nori.
  • Una cucharadita de caldo dashi.
  • Arroz.
  • Un poquito de perejil.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite para freir.

En primer lugar, ponemos el arroz a cocer. Nosotros utilizamos arroz japonés, pero podéis utilizar el que más os guste. Un puñado por persona es suficiente.

cof

Preparamos la chuleta: se quita el hueso si tiene. Yo utilizo una no muy gorda y le quito las partes excesivamente grasas, pero eso va en función a vuestro gusto. Se realizan pequeños cortecitos en los bordes y entre las partes grasas y la carne por los dos lados para que no se curve al freírla. Después, se le dan unos golpes para aplanarla y se salpimenta por los dos lados.

Se pasa la chuleta por harina (nosotros hemos utilizado la mezcla de Schär), después por huevo y por último por el pan rallado. El que más me gusta para esto es el de Crumbs, porque queda súper crujiente.

Se fríe la chuleta en abundante aceite a fuego medio hasta que esté dorada por ambos lados. Se saca del fuego y se pone sobre un plato con un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Después se corta en tiras.

cof

Ahora, preparamos en una sartén la mezcla para la salsa: Cucharada y media de mirin, azúcar, salsa de soja, agua y un poco de caldo dashi. El caldo dashi lo venden en polvo, pero se puede hacer muy fácilmente en casa hirviendo alga kombu y katsuobushi (copos de bonito seco) y luego colándolo. Ya sabéis que hacerlo en casa es la mejor forma de asegurarse que es apto. Si sois vegetarianos, podéis saltaros este ingrediente. Cuando esta salsa esté caliente, echamos la cebolla y tapamos la sartén. Dejamos durante unos 2 ó 3 minutos a fuego bajo.

IMG_20170207_161003.jpg

Cuando la cebolla esté blanda, echamos la chuleta con cuidado de que no pierda su forma y a continuación echamos otro huevo batido distribuyéndolo bien por encima de la chuleta. Se deja durante unos segundos o hasta que el huevo esté cuajado a vuestro gusto. En mi caso, dejo el huevo medio cuajado porque me gusta el sabor del huevo más crudo.

IMG_20170207_161525.jpg

Se pone el arroz en un bol y a continuación se cubre con la chuleta y su salsa con cuidado de que no se deshaga la forma. Una vez en el plato, lo podemos condimentar con alga nori en polvo por encima o un poco de perejil.

IMG_20170207_190234_936[1].jpg

¡Y ya está! Como véis, esta receta es muy sencilla y además llena mucho y está increíble.Seguro que no os arrepentís de probarla.

Los ingredientes asiáticos para esta receta los hemos comprado en la tienda Ecoasia, de la cual os dejamos más abajo la dirección, horario y teléfono. En esta tienda, aparte de ingredientes asiáticos, podéis encontrar multitud de comida sin gluten, además de tener un personal encantador. Os recomendamos que la visitéis si sois de Madrid.

Esperamos que os guste y si la hacéis, nos encantará ver vuestras fotos de katsudon vía instagram o twitter. (@aglutina2)

¡Hasta la próxima y muchas gracias por leernos!

ECOASIA MARKET.

Dirección: Calle de Juan Bravo, 71, 28006 Madrid

Teléfono: 911 27 88 08

Horario:

martes 11:00–23:00
miércoles 11:00–23:00
jueves 11:00–23:00
viernes 11:00–23:00
sábado 11:00–23:00
domingo 11:00–23:00
lunes 11:00–23:00

(Horario, dirección y teléfono sacado de Google Search).

¡Abrimos y probamos nuestra QuéBox!

¡¡¡Hola a todos!!!

Hace unos días nos llegó a casa nuestra QuéBox. QuéBox es una caja bimensual que trae más de 10 productos 100% sin gluten con la posibilidad de elegirla con o sin lactosa por 19,90€ (envío gratuíto). Nosotros aceptamos productos con lactosa en nuestra caja, ya que no somos intolerantes ninguno de los dos y, desde que nos hemos suscrito, siempre hemos quedado satisfechos con todas las cajas que nos han llegado. En esta ocasión, casi todas las sorpresas nos han encantado y por eso estábamos impacientes por enseñaros todo lo que nos han traído, peeero hemos querido esperar unos días para poder probar todos los productos y contaros nuestra opinión de cada uno de ellos más minuciosamente. Así que si os gustan las cajas sorpresa tanto como a nosotros, poned atención porque seguro que esta os va a encantar.

img_6207

img_6209

Para empezar, un detalle que nos gusta bastante es que en todas las cajas se incluye una tabla de alérgenos donde se indican todos los alérgenos de cada producto y dónde lo podemos comprar. Las cosas que trae suelen ser bastante útiles, defecto que he encontrado en alguna otra caja, ya que muchas veces traían cosas que realmente no íbamos a utilizar mucho o incluso que no hemos llegado a probar.

En esta cajita nos hemos encontrado:

1- Salsa chimichurri clásica de Salsas Asturianas. Hacía mucho que no comía esta salsa y ¡Me ha encantado recibirla! Es ideal para añadirla a carnes, hacer pollo en salsa y queda de vicio en las hamburguesas. ¡Nos gusta! 🙂

img_6259

2- Leche sin lactosa desnatada de Unicla: En casa no solemos comprar leche desnatada y jamás de los jamases habíamos probado la leche sin lactosa, así que cuando vimos este producto no esperábamos algo malo, pero tampoco mucho sabor. En el siguiente desayuno, la abrimos para echar unos cafetitos y fue una grata sorpresa. Después quise probarla sola y en frío para ver cómo sabía realmente y tengo que decir que me encantó y que no me importaría regar mi café con ella a diario. ¡Nos gusta!

img_6252

3- Bebida Everyday manzana verde de Vitamin Well. Esta bebida vitamínica ya la habíamos comprado antes y nos gusta bastante. Sabe bien, entra muy bien fresquita y además es más sana que un refresco corriente. ¡Nos gusta! 🙂

img_6261

4- Batidos vegetales Chufavit de chocolate y de café de Mercader. Tengo que confesar que yo no soy nada de chufa. Quiero decir, tengo la guerra declarada a la horchata y, por mucho que la he intentado probar y convencer a mi cuerpo de que me guste, me parece imposible. Sin embargo, y aunque probé esto a regañadientes, me pareció que estaba bastante bien. Samu es fan de la chufa, así que le gustó un montón. Así que, fans de la chufa: recomendado. No tan fans: No está mal. ¡Nos gusta! 🙂

img_6248

5- Compota de manzana y albaricoque de Pom’Bel: Desde que me pusieron brackets, me aboné a estas compotas tras verlas por primera vez en El Corte Inglés. Como no podía morder, eran mi salvación tanto para el dolor de boca como para la pereza para comer fruta con los dientes llenos de hierros. En concreto, estas de albaricoque están muy buenas, son fáciles de comer y de llevar y ¿Qué voy a decir? Si las compramos a kilos. ¡¡¡Que nos gustan!!! 🙂

img_6269

6- Chocolate a la taza de Clavileño. Cuando recibimos la caja, Samu se lanzó directamente a este producto, ya que adora el chocolate a la taza y llevábamos mucho tiempo con ganas de tomar uno. Yo estaba con un catarro importante y me apetecia muchísimo tomar algo calentito, así que nos hicimos un chocolate que nos entró de maravilla. Pena que no teníamos churros a mano. Lo volveríamos a comprar sin duda. ¡Nos gusta! 🙂

img_6267

7- Crema de calabaza de Ibsa: Dulce, sana, y un salvavidas para un día de invierno. Nos gustan mucho las cremas de primer plato, entran bien y son una buena forma de comer verduras. Estas que vienen hechas nos gustan sobretodo para cuando tenemos prisas. ¡Nos gusta! 🙂

img_6263

8- Grelos al natural de A Rosaleira. Otro producto que jamás habíamos probado y, al principio nos dio algún que otro quebradero de cabeza para saber cómo hacerlos. Al final, hicimos un codillo con patatas y zanahorias acompañado de una salsita con estos grelos y salió buenísimo. ¡Nos gusta! 🙂

img_6244

img_20170205_103333_1311

 

9- Galletas de arándanos ecológicas de Zealia. En este punto, tenemos opiniones divididas. A mí estas galletas me resultan ligeramente amargas y no me termina de convencer este sabor, sin embargo a Samu le gustan bastante. El sabor no es del todo dulce, tira un poco a salado y el arándano seco es ligeramente amargo. ¡Nos medio gusta! 😐

img_6234

10- Picos de Panceliac: Hemos probado estos picos por primera vez y nos hemos comido un bote de crema de queso entero a base de mojar. Los compraríamos a toneladas. ¡Nos gusta! 🙂

img_6226

11- Natillas de vainilla y de chocolate y flan de vainilla de Diabalance: En la caja venía un pack de cada sabor. De primeras, estos productos son dirigidos a personas diabéticas y no nos esperábamos este sabor. Nos parecieron bastante ricos y no notamos gran diferencia en comparación con productos azucarados. Están durando poco en casa, la verdad. ¡Nos gustan! 🙂

img_6241

img_6220

12- Cocktail de frutos secos de Facundo. Yo particularmente no soy nada fan de los frutos secos. Me cuesta horrores comerlos y me aburren bastante. Pero sí me gustan las pipas. Nos la repartimos y los dos tan contentos. ¡Nos gusta! 🙂

img_6230

13- Gel energético de chocolate de Clif Bar. Este es el único producto con el que no sabíamos exactamente qué hacer, ya que se trata de un shot energético indicado para deportistas o personas con gran actividad física. De sabor no nos ha gustado demasiado. Tampoco hemos notado “más energía” después de tomarlo. ¡No nos gusta! 😦

img_6247

En definitiva, QuéBox nos parece la mejor de las opciones en cajas sin gluten y está genial si os gusta conocer nuevos productos para incorporar a vuestra cesta de la compra habitual.

Y a vosotros, ¿os gustan este tipo de cajas?

¡Hasta la próxima!