Tandoori Station: Viaje express a la India.

Como os comentamos en la anterior entrada, lo tuvimos difícil para celebrar San Valentín en el sitio que queríamos. Y es que Tandoori Station está siempre, y con razón, a rebosar de gente. Así que aprovechamos para comer al día siguiente, ya que tenemos el privilegio de vivir muy cerquita de esta joya de local que es, sin duda, en nuestra opinión, el mejor restaurante de comida india de Madrid. ¿Y sabéis qué? Elegir platos es tremendamente complicado porque…¡¡¡Es un pedazo de paraíso sin gluten!!!

IMG_20170215_145457_1.jpg

IMG_20170215_145437.jpg

(Está difícil elegir, ¿eh?)

Llegamos nada más abrir con las mesas perfectamente montadas, el olor a incienso, el personal perfectamente colocado, todo cuidado hasta el más mínimo detalle desde el primer minuto del servicio. El entrar en Tandoori Station ya supone, desde el primer minuto, trasladarse a otro mundo.

IMG_20170215_133736.jpg

Tuvimos además la suerte de que nos tocara una mesa privilegiada al lado de un mini jardincito interior muy bonito. En todas ellas ponen para empezar unos cuantos papadums con tres salsas: picante, de yogur y menta y de tamarindo, a cada cual más espectacular, especialmente la de yogur con menta. (Tuve tentaciones reales de comérmela a cucharadas, pero quise guardar la compostura).

Como ya os digo, lo tuvimos complicado para elegir, ya que todos los platos eran completamente adaptables. Me quedé con ganas de catar el menú degustación, pero como era mínimo para dos y ya sabéis que Samu es vegetariano, optamos por pedir por separado.

IMG_20170215_133729.jpg

En primer lugar pedimos para los dos la pakora: una tempura de verduras hecha con harina de garbanzo, muy crujiente, sabrosa y especiada. Casan genial con las tres salsas de acompañamiento.

IMG_20170215_134305.jpg

Para seguir, pedí para mí el curry de pollo Murghi ki balti: con salsa de yogur, tomate y especias. Creedme: ¡Pica mucho! Pero no he probado en mi vida un curry más rico que este. La salsa era sencillamente impresionante. El pollo muy bien cocinado, jugoso, sabroso, limpio y ni un sólo pedazo seco.

IMG_20170215_135622.jpg

Para Samu pedimos un curry de lentejas: el Dal makhani. Para querer comer lentejas a diario y que no quede ni una solitaria en el plato. Suave, cremoso, especiado. Un lujazo.

IMG_20170215_135616.jpg

Y para los dos pedimos un biryani: Un arroz picantito con especias y verduras. Buenísimo para acompañar con cada plato.

IMG_20170215_135629.jpg

De postre, pedí un refrescante mango lassi: un batidito de yogur y mango que baja muy bien el picante y entra fenomenal después de esta panzada a comer.

IMG_20170215_144236.jpg

Y la gran sorpresa fue por supuesto el pan naan sin gluten con cebolla. Cuesta creer que sea sin gluten, tanto por aspecto como por sabor, pero creedme: ¡Lo es!

IMG_20170215_135608_1.jpg

IMG_20170215_135636.jpg

¿Qué os ha parecido? Tentador, ¿eh?

En fin, que pasamos una comida maravillosa, tanto por los platos como por el servicio y el ambiente del local y salimos hablando de que al menos una vez al mes deberíamos volver a pisar este lugar porque realmente merece muchísimo la pena.

Así que, ya sabéis: si queréis celebrar un día especial y, como a nosotros, os encanta la comida india Tandoori Station es EL SITIO. ¡Si vais por ahí nos encantará leer vuestra opinión!

¡Hasta la próxima!