Flavia: La mejor pizza sin gluten de Madrid.

¡Hola!

Hace bastantes días que no escribimos, pero el trabajo nos tiene muy ocupados últimamente y apenas podemos visitar nuevos sitios y ponernos en serio en la cocina. Disculpadnos y ¡Muchas gracias por continuar leyéndonos!

Hoy os queremos hablar de un restaurante que hacía mucho tiempo que queríamos visitar, ya que por lo que se comentaba por ahí y viendo la tremenda oferta de su carta sin gluten, era un destino bastante tentador. Así que ayer, aprovechando que teníamos ambos la noche libre, nos pasamos por Flavia y os podemos asegurar que no nos arrepentimos.

El lugar, aparte de bonito, es agradable, con un ambiente tranquilo y acogedor. El personal tremendamente educado y ofrecen una atención excelente. La luz era baja en intensidad, lo cual se agradece para tener una cena tranquila, pero no pudimos hacer gran cantidad de fotos para enseñaros.

Para empezar, nos pusieron un aperitivo de deliciosa mortadela italiana recién cortada y algo que, si no me equivoco, era parecido a un paté de atún que también me encantó. Además, nos sacaron pan a ambos. A mí me trajeron una barrita sin gluten crujiente y calentita.

IMG_20170411_215710.jpg

Debo decir que era difícil elegir, ya que la carta sin gluten era larga, muy completa y todo tenía una pinta excelente. Como inicio, pedimos una burrata con tomate semiseco para compartir. ¡Increíblemente buena! Era suave y agradable y el tomate semiseco combinaba con ella a la perfección.

IMG_20170411_221020.jpg

Para continuar, yo pedí una pizza sin gluten alla tartufina: tomate, mozzarella y trufa. Y una vez más, un éxito. Hasta ahora, la mejor pizza sin gluten que he probado. La masa estaba bien hecha, crujiente por abajo y los ingredientes de primera calidad. Nos quedamos con ganas de probar las pastas, en especial las rellenas, pero en la próxima visita, y después de la increíble experiencia con la pizza, seguro que la pasta será el plato principal porque me muero por probarla.

IMG_20170411_223035.jpg

De postre, pedimos para compartir un trozo de cheesecake que luego nos dimos cuenta de que era de Celicioso. ¿Y qué decir de las tartas de Celicioso? ¡Muy buena!

IMG_20170411_231417.jpg

En fin, que fue una cena redonda y estamos deseando repetir en Flavia. También hemos visto que trabajan con Deliveroo, así que si no vivís muy lejos podréis disfrutar de su comida también en casa.

Esperamos que os haya gustado y si visitáis Flavia nos encantaría saber vuestras opiniones.

¡Hasta la próxima!

Nota: Adoré el baño.

mdecof

Flavia.

Dirección: Calle Gil de Santivanes, 2, 28001 Madrid

Teléfono: 914 93 90 51

Horario:

miércoles 8:00–18:00, 20:00–24:00
jueves

(Jueves Santo)

8:00–18:00, 20:00–24:00

El horario podría cambiar

viernes

(Viernes Santo)

8:00–18:00, 20:00–3:00

El horario podría cambiar

sábado 13:30–18:00, 20:00–3:00
domingo 13:30–18:00, 20:00–24:00
lunes

(Lunes de Pascua)

8:00–18:00, 20:00–24:00

El horario podría cambiar

martes 8:00–18:00, 20:00–24:00

 

San Valentín: Díselo con minipizzas. <3

¡Hola a todos!

Antes de conocernos, nosotros nunca hemos sido muy de celebrar San Valentín, sin embargo, San Valentín del año 2015 fue la segunda vez que nos vimos y pasamos una noche super bonita juntos. Así que nos gusta celebrarlo porque nos recuerda a ese día tan bonito y porque siempre está bien tener una excusa para hacer algo especial.

Este año, como en principio Samu iba a trabajar y no hemos podido pillar mesa en el sitio donde queríamos cenar, lo hemos pasado en casa y lo celebraremos en dicho sitio mañana (con reseña en el blog incluída, por supuesto). Así que, hoy hemos hecho para comer unas minipizzas de quesos y realmente no pensábamos que fueran a quedar TAN ricas.

En dos años que llevo diagnosticada de celiaquía, nunca me había parado a hacer masa de pizza. Samu, en cambio, es super experto en masas, y me enseñó a hacerla. (Momento “Ghost” pasado por harina).

giphy

Hemos hecho mucha cantidad de masa y nos ha sobrado bastante, porque al final hemos hecho sólo ocho pizzas. Así que tened en cuenta que con las cantidades que ponemos aquí, podréis hacer unas 20 minipizzas de una vez o guardando masa para otro día. Lo que sobra, se puede hacer una bola y guardar en la nevera envuelto en film transparente bien apretada y aguanta en la nevera tres o cuatro días. Cuando se quiera volver a usar, hay que dejarla unos 10-15 min fuera de la nevera y volver a amasar un rato.

Sin más rollos, para hacer estas minipizzas hemos utilizado:

  • 300 gr de Mix Pan de Schär.
  • 15 g de levadura fresca.
  • Una pizca de sal.
  • Vaso y medio de agua templada.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Tomate frito.
  • Tomate natural.
  • Tomates cherry.
  • Pesto.
  • Orégano.
  • Pimienta negra.
  • Nueces.
  • Quesos:
    • Gorgonzola dulce.
    • Mozzarella fresca.
    • Rulo de cabra.
    • Gres d’Alsace con trufa.

Echar la harina en un recipiente grande junto con la levadura fresca muy desmenuzada y la sal (nosotros hemos utilizado un wok porque no teníamos un recipiente taaan grande, sorry, no nos juzguéis :D), se mezcla bien. Se incorpora la cucharada de aceite y después el agua poco a poco mientras se va mezclando todo hasta que queda una masa suficientemente consistente para trabajarla con las manos y pasar a amasarla.

Una vez que se puede coger con las manos sin que se desmonte, se saca del recipiente, se pone en una superficie enharinada y se va amasando. Si mientras amasamos, vemos que la masa queda muy seca o se desmenuza, se mojan los dedos en un poco de agua y se unta en la masa para no pasarse de agua y que no quede muy blanda.

Sabemos que la masa está lista cuando la superficie está lisa y es fácil hacer una bola. Una vez lista, se vuelve a colocar en el recipiente y se cubre con un trapo y se deja reposar en un sitio cálido durante mínimo 15 minutos para que la bola crezca. Cuanto más tiempo se deje crecer, más miga tendrá la pizza.

Después, sobre papel de horno, se coloca un trozo de la masa según el número de pizzas que queramos hacer. Nosotros para hacer ocho, hemos cogido un trozo del tamaño de una naranja aproximadamente. Con el rodillo, se estira la masa hasta dejarla tan fina como se quiera. Con una taza grande o un molde del tamaño que queramos, hacemos círculos en la masa y separamos el sobrante para sacar las minipizzas. Después, se mete al horno con el papel de horno durante unos 7 minutos a 280 grados.

Después de ese tiempo, las sacamos, les echamos tomate frito y ponemos encima los ingredientes. Nosotros las hemos hecho de cebolla caramelizada con rulo de cabra con pimienta negra y orégano, gorgonzola dulce con nueces machacadas, mozarella fresca con tomates cherry y pesto y gres d’Alsace trufado con una rodaja de tomate natural debajo. Hay que tener cuidado de no cortar el cubito de queso demasiado grande para que no caiga por los lados y se resbalen los ingredientes.

IMG_20170214_174907.jpg

Una vez montadas, las volvemos a meter en el horno lo justo para que se fundan los quesos ligeramente.

¡Y ya están! Una idea super rica parar sorprender a cualquier quesero.

IMG_20170214_180115.jpg

Tenemos que decir que la que más nos ha gustado es la de gres d’Alsace. Podéis encontrar este queso en el Club del Gourmet del Corte Inglés.

IMG_20170214_174324.jpg

Esperamos que os haya gustado nuestra entrada de hoy y que paséis un genial San Valentín.

¡Hasta la próxima!